España se juega su clasificación directa para el Mundial de 2014 en Brasil

España comienza a preparar los dos partidos clave para clasificarse directamente al Mundial de 2014 en Brasil. Jugará primero como local contra Finlandia en El Molinón (viernes 22 de marzo) y después jugará como visitante contra Francia en Saint-Denis (martes 26 de marzo). Recordamos España está encuadrada en el Grupo I junto a Francia, Georgia, Bielorrusia y Finlandia, liderando actualmente a el grupo empatada a siete puntos con la selección francesa.

Si España termina segunda en su grupo tendrá que disputar el próximo mes de noviembre una eliminatoria a doble partido frente a otra de las selecciones que hayan terminado segundas en el resto de grupos de clasificación. Dejar escapar un triunfo más en lo que resta de fase de clasificación podría condenar a la selección española, vigente campeona del mundo, a ganarse su puesto en la repesca. España se la juega y Del Bosque lo sabe.

El delantero Pedro Rodríguez marcó tres goles en el Bielorrusia 0 - España 4.

Sigue leyendo

Fase de clasificación para el Mundial de 2014 en Brasil

España empieza la fase de clasificación para el Mundial de 2014 en Brasil dentro del Grupo I de la UEFA. Comparte grupo con Francia, Georgia, Finlandia y Bielorrusia. No debería sufrir demasiados apuros la selección española, siendo su mayor amenaza la selección francesa con quien se disputará probablemente el liderato del grupo y la correspondiente clasificación directa.

La fase de clasificación para el Mundial 2014 en Brasil se inicia el 11 de septiembre de 2012 y terminará el 19 de noviembre de 2013. A continuación, analizamos en este artículo las seis confederaciones de fútbol y avanzamos nuestros pronósticos sobre las treinta y dos selecciones que se clasificarán para el próximo campeonato del mundo.

Sigue leyendo

España entra en la leyenda con la Eurocopa de 2012 en Polonia y Ucrania

La final de la Eurocopa de 2012 reunió a las dos últimas selecciones campeonas del mundo: Italia (2006) y España (2010). Para añadir más morbo a la final, ambas selecciones se habían enfrentado en la fase de grupos y habían terminado en tablas. Italia disputaba su tercera final en una Eurocopa y, de ganarla, igualaba a España y a Francia como las selecciones con más Eurocopas (2) en sus vitrinas, eso sí, por detrás todas ellas de Alemania (3).

España, en cambio, disputaba su cuarta final en una Eurocopa, con ganas de entrar en la leyenda y alcanzar una gesta sin precedentes en la historia del fútbol. Jamás una selección había logrado dos Eurocopas de manera consecutiva, sin olvidar tampoco que España podía ser la primera selección en encadenar la consecución de una Eurocopa (2008), un Mundial (2010) y otra Eurocopa (2012). Casi nada.

Italia sacó a Buffon como portero;  a Abate, Barzagli, Bonucci y Chiellini como defensas, a Pirlo, Marchisio, De Rossi y Montolivo como medios; y a Balotelli y Cassano como delanteros. La única novedad fue Abate en vez de por Balzaretti. España, por su parte, formó con Casillas en la portería; con Arbeloa, Ramos, Piqué y Jordi Alba en la defensa; por Silva, Xavi Hernández, Xabi Alonso, Busquets e Iniesta en el mediocampo, y por Cesc Fábregas en la delantera. La polémica sobre el falso 9 acompañó, cómo no, a Del Bosque en la previa.

Sigue leyendo