Cracks del fútbol: Davor Suker

Davor Suker nació el 1 de enero de 1968 en Osijek (Croacia). Su brillante trayectoria le convierte en el mejor jugador en la historia del fútbol croata y en uno de los mejores delanteros en la década de los noventa. Jugó en Croacia con el NK Osijek y el Dinamo de Zagreb, en España con el Sevilla y el Real Madrid, en Inglaterra con el Arsenal y el West Ham, y en Alemania con el 1860 Múnich.

Sus inicios en el fútbol fueron allá por 1984, precisamente, defendiendo la camiseta de su equipo natal. Jugó cinco temporadas en el NK Osijek, marcando cuarenta goles en 91 partidos. Muchos goles para un joven delantero que apenas superaba la veintena de edad y que no dudó en aceptar la oferta del Dinamo de Zagreb en 1989. Suker jugó dos temporadas con el Dinamo de Zagreb y marcó 34 goles en sesenta partidos.

Acarició esas dos temporadas su primer título, pero tuvo que conformarse con dos subcampeonatos yugoslavos, por detrás del Estrella Roja. En el Dinamo de Zagreb coincidió con Pavlicic, Boban, Peternac o Cvitanovic, compañeros que años más tarde se encontraría como rivales en su paso por la Liga Española. Y es que, debido al Conflicto de los Balcanes, Suker se vio obligado a emigrar y terminó fichando en 1991 por el Sevilla.

No estuvo exento de polémica su salida del Dinamo de Zagreb, ya que Suker tuvo que pagar de su bolsillo parte del fichaje. Si bien Suker compartió delantera con Zamorano en su primera temporada con el Sevilla, tuvo el difícil reto de sustituirle como referencia ofensiva del equipo sevillista las siguientes cuatro temporadas. Y vaya si lo hizo. Marcó 76 goles en 153 goles, situándose como uno de los diez máximos goleadores en la historia del Sevilla.

Suker quedó dos temporadas entre los tres máximos goleadores de la Liga Española (1993-1994 y 1994-1995). Eso sí, cabe señalar que el Sevilla con Suker alcanzó en la Liga Española un séptimo puesto (1992-1993), un sexto  puesto (1993-1994) y un quinto puesto (1994-1995). Suker, por cierto, tuvo como entrenadores en el Sevilla, entre otros, a Aragonés o a Bilardo y jugó al lado del mismísimo Maradona.

Despertó entonces el interés del Real Madrid en 1996, siendo uno de los principales fichajes de Lorenzo Sanz, presidente del equipo blanco. El Real Madrid venía de completar una mala temporada anterior y la necesidad de levantar un título era urgente. Junto a Roberto Carlos, Hierro, Redondo, Seedorf, Raúl o Mijatovic formó parte durante tres temporadas un Real Madrid temible, bajo las órdenes de Capello.

Conquistó sus títulos más importantes a nivel de equipos con el Real Madrid: una Liga Española (1996-1997), una Supercopa de España (1997-1998), una Champions League (1997-1998) y una Copa Intercontinental (1998-1999). En total, marcó 38 goles en 86 partidos con el Real Madrid, quedando una vez uno entre los tres máximos goleadores de la Liga Española (1996-1997).

Fueron frecuentes los rumores sobre su mala relación con los entrenadores que tuvo con el Real Madrid (Capello, Heynckes, Hiddink y, sobre todo, Toshack ). De hecho, un cruce de declaraciones entre Suker y Toshack  desembocase en su salida del Real Madrid por la puerta de atrás. Suker llegó a ser suspendido un mes de empleo y sueldo para, posteriormente, desvincularse del Real Madrid y tomar rumbo al Arsenal en 1999.

Se produjo así un curioso intercambio de delanteros entre el Real Madrid y el Arsenal, ya que Anelka recalaba ese mismo año por el equipo blanco. Suker marcó ocho goles en veintidós partidos, quedando a la sombra de Henry, Kanu, Overmars o Bergkamp. No ganó ningún título en su única temporada con el Arsenal, cosechando un subcampeonato inglés y perdiendo la final de la Copa de la UEFA (Suker falló su lanzamiento en la tanda de penaltis).

En busca un mayor protagonismo que el le que brindó Wenger en el Arsenal, Suker se marchó al West Ham en el 2000. Las lesiones y las suplencias fueron constantes para Suker a lo largo de la temporada, marcando dos goles en once partidos con el West Ham. Estuvo varios meses sin encontrar equipo, pero, a finales del 2001, firmó un contrato de dos temporadas con el 1860 Múnich. Marcó cinco goles en veinticinco partidos, ayudando al equipo a mantener la categoría y retirándose del fútbol a los 35 años.

A nivel de selecciones nacionales, Suker jugó primero con la selección yugoslava y después con la selección croata. Con la selección yugoslava ganó el Mundial Sub-20 de 1987 en Chile, fue eliminado en la fase de grupos de los Juegos Olímpicos de 1988 en Seúl, fue finalista en el Europeo sub-21 de 1990 en Francia y cayó en los cuartos de final en el Mundial de 1990 en Italia. No jugó más partidos con Yugoslavia una vez reconocida en 1991 la independencia de Croacia.

Suker se perdió el Mundial de 1994 en Estados Unidos ya que Croacia, recientemente independizada, no llegó a tiempo para empezar la fase de clasificación. Suker, más tarde, fue capaz de clasificar a la selección croata para su primer campeonato importante: la Eurocopa de 1996 en Inglaterra. Croacia superó la fase de grupos y cayó en los cuartos de final, siendo una de sus mejores participaciones en una Eurocopa.

La cita más recordada de Suker con Croacia fue, claramente, el Mundial de 1998 en Francia. Era la primera vez que la selección croata jugaba un Mundial de Fútbol y, gracias a Suker, rompió todos los pronósticos. Croacia dejó atrás la fase de grupos, los octavos de final, los cuartos de final y se plantó en las semifinales, ante Francia (el país anfitrión). La selección croata no pudo disputar esa final soñada, pero sí que derrotó a Holanda en el partido por el tercer y cuarto puesto. De esta manera, Croacia conseguía su mejor participación en un campeonato del mundo.

Los siguientes campeonatos coincidieron con la última etapa en la carrera de Suker y la selección croata echó mucho de menos sus goles. Así se entiende que Croacia no se clasificase para la Eurocopa del 2000 en Holanda y Bélgica o que, a pesar de clasificarse para  el Mundial de 2002 en Corea del Sur y Japón, fuese eliminada en la fase de grupos. Suker se retiró como el máximo goleador en la historia de la selección croata (45 goles en 69 partidos) y sigue siéndolo hoy en día.

A nivel individual, Suker fue una vez segundo en el Balón de Oro (1998, por detrás de Zidane) y fue una vez tercero en el FIFA World Player (1998, por detrás de Zidane y Ronaldo). En su país no le faltaron reconocimientos a Suker, siendo elegido hasta seis veces como Futbolista Croata del Año (1992, 1994, 1995, 1996, 1997 y 1998) o una vez como Deportista Croata del Año (1998).

Hay que mencionar, por último, que Suker fue incluido en el Mejor Equipo de la Eurocopa de 1996 en Inglaterra y que fue el segundo máximo goleador en este campeonato europeo, compartiendo dicho honor con Klinsmann, Stoichkov y Brian Laudrup. O que fue incluido en el Mejor Equipo del Mundial de 1998 en Francia y que fue el máximo goleador en este campeonato del mundo.

A continuación, puedes ver un video de Davor Suker publicado en Youtube:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s