Gregorio Manzano se convierte en el nuevo entrenador del Atlético de Madrid

La directiva del Atlético de Madrid, formada por Cerezo, Gil Marín y Caminero, han elegido ya al relevo de Sánchez Flores en el banquillo rojiblanco. Dicho relevo no será ni Benítez, ni Luis Enrique, ni Caparrós. Estas tres opciones sonaban últimamente con fuerza como entrenadores del Atlético de Madrid, pero al final ninguna se hará realidad.

El elegido es Manzano, un viejo conocido de la afición rojiblanca, quien firmó por una única temporada y cumplirá así su segunda etapa con el Atlético de Madrid, después de dirigirlo durante la temporada 2003-2004. A continuación, te invito a recordar cómo fue la labor de Manzano en su primera etapa con el equipo rojiblanco y también cómo fue su labor estas últimas temporadas en los banquillos.

El Atlético de Madrid, dirigido la temporada 2002-2003 por Aragonés, había quedado duodécimo en la Liga Española y había caído en los cuartos de final de la Copa del Rey. Hay que recordar que el equipo rojiblanco venía de jugar la temporada anterior en la Segunda División española. La directiva del Atlético de Madrid, formada entonces por Cerezo, Gil Marín y Toni Muñoz, le ofreció seguir a Aragonés y renovar hasta la temporada 2004-2005, pero rebajando, eso sí, su sueldo.

Después de unas polémicas negociaciones, Aragonés rechazó la oferta del Atlético de Madrid y decidió rescindir su contrato, un hecho que posibilitó la llegada de Manzano al banquillo rojiblanco durante el verano de 2003. Manzano venía de lograr un noveno puesto con el Mallorca en la Liga Española durante la temporada 2002-2003 y, lo más importante, venía de ganar la Copa del Rey con el equipo bermellón (el único título que aparece, de momento, en su palmarés).

En su presentación, Manzano declaró que el Atlético de Madrid no se conformaría con la permanencia en la Liga Española, que saldría al máximo tanto en el campeonato español como en la Copa del Rey, y que él mismo aspiraba a dirigir al Atlético de Madrid en Europa. La clasificación para la Copa de la UEFA era, por tanto, el objetivo marcado tanto por Manzano como por la directiva del equipo rojiblanco.

La temporada 2003-2004 no empezó bien para Manzano, ya que el Atlético de Madrid no alcanzó puestos europeos hasta la jornada 11 cuando se situó quinto en el campeonato español. El equipo rojiblanco llegó, incluso, a situarse cuarto durante cuatro jornadas (de la jornada 19 a la jornada 22) y la clasificación para la Copa de la UEFA iba por el buen camino. De hecho, el Atlético de Madrid no bajó del sexto puesto hasta la jornada 32 en la Liga Española.

Sin embargo, tres derrotas en las últimas siete jornadas le condenaron al Atlético de Madrid a un séptimo puesto en la liga Española, empatando a 55 puntos con el sexto, el Sevilla, pero con el enfrentamiento directo perdido contra el equipo sevillista. Así pues, el Atlético de Madrid  se vio obligado a jugar la Copa Intertoto. Además, esa temporada fue eliminado el equipo rojiblanco en los cuartos de final de la Copa del Rey por el Sevilla y no jugó competición europea.

El contrato de Manzano con el Atlético de Madrid no fue renovado y fue sustituido en el verano de 2004 por César Ferrando. Desde entonces, Manzano ha entrenado al Málaga, al Mallorca y al Sevilla. No tuvo suerte con el Málaga durante la temporada 2004-2005 y fue destituido a mitad de temporada por culpa de los malos resultados, dejando al equipo malagueño en el decimoctavo puesto en el campeonato español. Duró mucho más tiempo en el Mallorca, dirigiendo cuatro temporadas y media al equipo bermellón (desde mitad de la temporada 2005-2006 hasta la temporada 2009-2010).

Guió al Mallorca a un séptimo puesto en la Liga Española durante la temporada 2007-2008, a llegar a semifinales de la Copa del Rey durante la temporada 2008-2009 y a un quinto puesto en la Liga BBVA durante la temporada 2009-2010. Abandonó voluntariamente el Mallorca en el verano de 2010 y no volvió a dirigir un equipo hasta ya comenzada la temporada 2010-2011 cuando se hizo cargo del Sevilla. Antonio Álvarez fue cesado en el equipo sevillano, principalmente, por no superar la eliminatoria previa de la Champions League.

Manzano llegó a un Sevilla que se encontraba en el séptimo puesto de la Liga BBVA, y aún vivo en la Copa del Rey y en la Europa League. El Sevilla cayó en los dieciseisavos de final de la Europa League y en las semifinales de la Copa del Rey, aunque, eso sí, fue eliminado, en ambos casos, ante los futuros campeones. El equipo sevillano terminó la temporada en el quinto puesto de la Liga BBA y no pudo clasificarse para la Champions League de la temporada siguiente, hecho que significó el adiós de Manzano en el Sevilla.

Como curiosidad, Manzano no ha quedado aún con ningún equipo entre los cuatro primeros clasificados en el campeonato español y, en consecuencia, no ha logrado lógicamente la correspondiente clasificación para la Champions League. A favor de Manzano, hay que apuntar que estas dos últimas temporadas fueron en las que más cerca estuvo de cumplir este objetivo.

Manzano se hace cargo ahora de un Atlético de Madrid que no quedó, por segunda temporada consecutiva, entre los cuatro primeros clasificados en la Liga BBVA y que ni siquiera alcanzó, al menos, el sexto puesto en el campeonato español durante la temporada 2010-2011. En su presentación, Manzano declaró esta vez que el Atlético de Madrid ha de mejorar el séptimo puesto en la Liga BBVA de la temporada anterior y que el equipo rojiblanco tendrá que estar a la altura también en la Copa del Rey y en la Europa League. El Atlético de Madrid, en cualquier caso, todavía debe confirmar este verano  su clasificación para la Europa League.

Por último, varias encuestas aparecidas en medios de comunicación como los periódicos Marca, As, El Mundo o El País reflejan que la amplia mayoría de la afición rojiblanca no confía demasiado en la labor de Manzano en el Atlético de Madrid. El enfado de la afición rojiblanca, sin duda, se debe a que Manzano ha regresado al Atlético de Madrid como un descarte de opciones en el banquillo más que como una decisión inicial por parte de la directiva del equipo rojiblanco.

La delicada situación deportiva que atraviesa el Atlético de Madrid con las ventas inminentes de De Gea, Kun Agüero y Forlán no ayuda tampoco a que la llegada de Manzano ilusione a la afición rojiblanca que teme más que nunca que el futuro del Atlético de Madrid sea un viaje a ninguna parte. Veremos si el tiempo le da una segunda oportunidad a Manzano de triunfar en el equipo rojiblanco, o si, por el contrario, asistimos a otra mala temporada del Atlético de Madrid.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s