Entrenadores de fútbol: Luis Aragonés

José Luis Aragonés Suárez, más conocido como Luis Aragonés, nació el 28 de julio de 1938 en Madrid (España). Este entrenador español ha recibido diferentes apodos por parte de los aficionados como “El Sabio de Hortaleza”, “Zapatones” o “Don Luis”.

Tiene el récord de partidos dirigidos en la Liga Española, con 757 partidos desde que comenzase su carrera en los banquillos. Ha dirigido en España al Atlético de Madrid (en cuatro etapas), al Betis (en dos etapas), al Barcelona, al Espanyol, al Sevilla, al Valencia, al Oviedo y al Mallorca (en dos etapas). También ha dirigido a la selección española, y en Turquía al Fenerbahce.

Comenzó la temporada 1974-1975 como jugador del Atlético de Madrid y, con 36 años, Aragonés cumplía su décima temporada defendiendo la camiseta del equipo rojiblanco. Sin embargo, el Atlético de Madrid no arrancó bien esa temporada (con dos victorias en nueve jornadas) y ocupaba el undécimo puesto en la Liga Española. Los malos resultados provocaron que Juan Carlos Lorenzo presentase su dimisión como entrenador del Atlético de Madrid.

Fue entonces cuando Aragonés recibió una oferta por parte de Calderón, presidente del Atlético de Madrid, para dirigir al equipo rojiblanco. Aragonés decidió retirarse entonces como jugador y debutó como entrenador del Atlético de Madrid el 1 de diciembre de 1974, en la décima jornada de la Liga Española. Su primera etapa con el Atlético de Madrid abarcó seis temporadas, las cuatro primeras como entrenador regular y las dos últimas como entrenador ocasional.

El Atlético de Madrid, con Luis Aragonés al mando, sólo pudo quedar durante la temporada 1974-1975 en el sexto puesto del la Liga Española y fue finalista de la Copa del Rey. Salvó esa temporada gracias a la Copa Intercontinental ganada ante el Independiente de Avellaneda. Más tarde, Aragonés logró una Copa del Rey (1975-1976) y una Liga Española (1976-1977), y quedó también subcampeón con el equipo rojiblanco en la Liga Española durante la temporada 1977-1978. Al término de esta cuarta temporada, Aragonés abandonó el Atlético de Madrid.

Volvió la temporada 1978-1979 al Atlético de Madrid durante únicamente tres jornadas de la Liga Española (de la jornada 6 a la jornada 9 del campeonato español). Sustituyó primero a Héctor Nuñez y, pocas semanas después, el propio Aragonés fue sustituido por Ferenc Szusza. Volvió al Atlético de Madrid durante la temporada 1979-1980, empezando en el banquillo desde la primera jornada. Sin embargo, los malos resultados le impidieron terminar esa temporada con el Atlético de Madrid y dejó el cargo en la jornada 25 del campeonato español.

No dirigió a ningún equipo durante prácticamente un año, hasta que fue contratado en 1981 por el Betis. Su primera etapa en el equipo verdiblanco fue breve a causa de una depresión. Aragonés sólo estuvo en el banquillo del Betis hasta la primera jornada de la temporada 1981-1982. De hecho, Aragonés no estuvo presente tampoco en el primer partido del Betis durante esa temporada, y fueron Buenaventura y Sosa quienes tuvieron que hacerse cargo del Betis.

En 1982 volvió Calderón a la presidencia al Atlético de Madrid y su primera decisión fue iniciar la segunda etapa de Aragonés con el equipo rojiblanco. Dicha segunda etapa constó de las cuatro primeras temporadas con Aragonés como entrenador regular del Atlético de Madrid y de la quinta y última temporada como entrenador ocasional (sustituyó a Jesús Martínez Jayo en la jornada 25 hasta el final de temporada).

Aragonés ganó la Copa del Rey y fue subcampeón de la Liga Española durante la temporada 1984-1985, y logró la Supercopa de España y fue finalista de la Recopa de Europa durante la temporada 1985-1986. Aragonés le concedió así a Calderón su último título como presidente del Atlético de Madrid, el cual fue la Supercopa de España, la única conseguida en toda la historia del Atlético de Madrid. Calderón falleció el 24 de marzo de 1987, antes de terminar la temporada 1986-1987 en la cual el Atlético de Madrid sólo pudo ser finalista de la Copa del Rey.

Después de una temporada sin títulos,  Aragonés dejó el Atlético de Madrid, alegando que sufría una depresión. No encontró ningún equipo interesado en sus servicios durante el verano de 1987, pero una vez iniciada Liga Española, Aragonés pronto volvió a dirigir otro equipo. Venables fue destituido como entrenador del Barcelona en la jornada 5 de la Liga Española, a causa de una mala racha de resultados. El Barcelona sólo había ganado un partido de cinco posibles y ocupaba el penúltimo puesto en la Liga Española.

El Barcelona confió en Aragonés para, poco a poco, subir puestos en la Liga Española y reconducir la mala situación deportiva. Aragonés sufrió otra vez una depresión a mitad de temporada, pero logró recuperarse y terminar la temporada 1987-1988 con el Barcelona. A pesar de que el Barcelona sólo pudo llegar esa temporada al sexto puesto en la Liga Española, Aragonés arregló la temporada con el triunfo del equipo azulgrana en la Copa del Rey. Su contrato con el Barcelona, de todas maneras, terminó en 1988 a raíz del “Motín de Hesperia”.

Estuvo dos temporadas sin dirigir a ningún equipo, hasta que en 1990 se convirtió en el entrenador del Espanyol. Sufrió hasta las últimas jornadas de la temporada 1990-1991 para conseguir la permanencia en la Liga Española, quedando el equipo españolista en el decimosexto puesto del campeonato español.

Su tercera etapa con el Atlético de Madrid llegó en 1991, perdiendo la Supercopa de España y ganando la Copa del Rey durante la temporada 1991-1992. Aragonés perdió, de nuevo, la Supercopa de España durante la temporada 1992-1993 y una mala racha de resultados puso fin en la jornada 20 de la Liga Española a la tercera etapa de Aragonés con el Atlético de Madrid.

En 1993, Aragonés fichó por el Sevilla. Consiguió un sexto puesto en la Liga Española durante la temporada 1993-1994, quedándose muy cerca de clasificar al equipo sevillista para la Copa de la UEFA de la siguiente temporada. Algo que sí sucedió durante la temporada 1994-1995, gracias al quinto puesto del Sevilla en el campeonato español. El Valencia, vista su fantástica labor realizada con el Sevilla, apostó por Aragonés en 1995.

Logró un segundo puesto con el Valencia en la Liga Española durante la temporada 1995-1996, peleando hasta la última jornada con el Atlético de Madrid por ganar el campeonato español. No obstante, esta magnífica actuación del Valencia en la Liga Española no se repitió durane la temporada 1996-1997. El Valencia encadenó tres derrotas consecutivas en la primera vuelta del campeonato español y un empate en Mestalla contra el colista, el Extremadura, fue el detonante para que Aragonés abandonase el Valencia en la jornada 13 de Liga Española.

El Betis confió en 1997 en Aragonés para sustituir en el banquillo a Serra Ferrer, quien había fichado por el Barcelona. El Betis ocupó el octavo puesto en la Liga Española durante la temporada 1997-1998, por lo que Aragonés no pudo clasificar al equipo verdiblanco para la Copa de la UEFA de la siguiente temporada. Rescindió a final de temporada su contrato con el Betis. Lopera, presidente del Betis, intentó convencer a Aragonés para que continuase las dos temporadas más que tenía firmadas en el contrato, pero no logró hacerle cambiar de opinión.

Estuvo toda la temporada 1998-1999 sin dirigir a ningún equipo, pero volvió a los banquillos la temporada 1999-2000 como entrenador del Oviedo. Terminó esa temporada con el equipo ovetense en el decimoséptimo puesto de la Liga Española, logrando la permanencia con tan sólo tres puntos de ventaja sobre el penúltimo clasificado, el Betis.

Se da la circunstancia que en la jornada 36 de la temporada 1999-2000 se enfrentaron en el Carlos Tartiere el Oviedo y el Atlético de Madrid (donde Aragonés debutó como entrenador), terminando el partido con el resultado de 2-2. Este empate del Atlético de Madrid certificó el descenso del equipo rojiblanco a la Segunda División española.

En el 2000, Aragonés fichó por el Mallorca. Quedó con el equipo bermellón en el tercer puesto de la Liga Española durante la temportada 2000-2001, siendo su mejor clasificación en la Liga Española e igualando el tercer puesto conseguido con Cúper durante la temporada 1998-1999 . Aragonés también consiguió que el Mallorca obtuviese su récord de puntos en el campeonato español, con 71 puntos.

En la jornada 38 de la temporada 2000-2001, Aragonés ocupó el banquillo del Mallorca por última vez esa temporada, enfrentándose en Son Moix el Mallorca y el Oviedo (equipo dirigido la temporada anterior por Aragonés). El resultado del partido fue una victoria a favor del Mallorca por 4-2. Esta derrota del Oviedo certificó su descenso a la Segunda División española, después de varias temporadas ocupando los últimos puestos en la Liga Española.

El Atlético de Madrid no consiguió el ascenso durante la temporada 2000-2001, por lo que nadie mejor que Aragonés para que el equipo rojiblanco regresase a la máxima categoría del fútbol español. Así pues, Aragonés dejó el Mallorca y se vinculó con el Atlético de Madrid por cuarta vez. Aragonés cumplió con su misión de ascender al Atlético de Madrid durante la temporada 2001-2002, logrando el equipo rojiblanco el primer puesto en la Segunda División española y confirmando su ascenso.

Aragonés renovó su contrato en 2002 por dos temporadas más, llegando a un acuerdo con Gil, presidente del Atlético de Madrid. Consiguió con el equipo rojiblanco un duodécimo puesto en la Liga Española durante la temporada 2002-2003, un puesto meritorio para un Atlético de Madrid que venía de jugar la temporada anterior en la Segunda División española.

La directiva del Atlético de Madrid, formada por Cerezo, Gil Marín y Toni Muñoz, le ofreció seguir Aragonés y renovar hasta la temporada 2004-2005, pero rebajando, eso sí, su sueldo. Después de unas polémicas negociaciones, Aragonés rechazó la oferta del Atlético de Madrid y decidió rescindir su contrato. Hoy en día, Aragonés es el entrenador que ha dirigido más partidos al Atlético de Madrid con 449 partidos, 407 de ellos en la Liga Española y 42 de ellos en la Segunda División española.

Comenzó la temporada 2003-2004 y Aragonés no tenía equipo. El Mallorca destituyó a Jaime Pacheco en la jornada 5 de la Liga Española con el equipo situado en el decimosexto puesto del campeonato español. Aragonés se hizo cargo del Mallorca a partir de la jornada 7 de la temporada 2003-2004 y este equipo español terminó en el undécimo puesto de la Liga Española.

En 2004, el Mallorca liberó a Aragonés para ser seleccionador nacional, sustituyendo a Sáez después del fracaso español en la Eurocopa de 2004 en Portugal. Clasificó con sufrimiento a la selección española para el Mundial de 2006 en Alemania, venciendo en la repesca a Eslovaquia, al quedar en la segunda posición de su grupo durante la fase de clasificación.

Aunque España ganó los tres partidos de la fase de grupos, no superó los octavos de final del Mundial de 2006 en Alemania. Aragonés aseguró antes del comienzo de este campeonato del mundo que si la selección española no llegaba a las semifinales, dejaría el cargo. Aragonés, por tanto, presentó su dimisión a la Federación Española, pero ésta le respaldó al frente de España.

Logró posteriormente la clasificación de la selección española para la Eurocopa de 2008 en Austria y Suiza, quedando en la primera posición de su grupo durante la fase de clasificación. España ganó los tres partidos de la fase de grupos, superó los cuartos de final y las semifinales y se plantó en la final de la Eurocopa de 2008 en Austria y Suiza. España ganó la final de ese campeonato europeo y sumó un nuevo título a su palmarés después de cuarenta años sin hacerlo.

Aragonés es el cuarto seleccionador que más partidos ha dirigido a la selección española (54), por detrás de Clemente (62), Miguel Muñoz (63) y Kubala (68). Es también uno de los tres seleccionadores con los cuales España ha ganado un título, junto a Villalonga y a Del Bosque. Por último, superó con 38 victorias el récord de victorias que tenía anteriormente Clemente como seleccionador nacional (36), aunque Del Bosque (33) seguramente le arrebate este récord.

Pese al triunfo de Aragonés en la Eurocopa de 2008 en Austria y Suiza, no continuó como seleccionador nacional y la Federación Española le sustituyó por Del Bosque. Se confirmaron así los rumores surgidos durante el mismo campeonato europeo que apuntaban que Aragonés había firmado un contrato con el Fenerbahce.

El Fenerbahce terminó en el cuarto puesto de la Liga Turca y fue subcampeón de la Copa de Turquía durante la temporada 2008-2009, y esa misma temporada, tampoco superó la fase de grupos en la Champions League. En definitiva, unos resultados bastante pobres para el Fenerbahce en comparación con los resultados que el equipo turco había obtenido la temporada anterior. Aragonés tenía una temporada más firmada con el Fenerbahce, pero la directiva del Fenerbahce le despidió al terminar su primera temporada y le sustituyó por Daum.

Desde entonces, Aragonés no ha dirigido a ningún equipo, aunque su nombre sí que ha sonado como entrenador del Sevilla durante la temporada 2009-2010, como seleccionador portugués después del Mundial de 2010 en Sudáfrica o como entrenador del Atlético de Madrid durante la temporada 2010-2011.

Anuncios

Un comentario en “Entrenadores de fútbol: Luis Aragonés

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s