Partidos de fútbol: Manchester United 2 – Bayern de Múnich 1 (Champions League, 1998-1999)

Esta final de Champions League se celebró el 26 de mayo de 1999 en el Camp Nou, siendo una de las finales más emocionantes que se recuerdan en esta competición europea. El Manchester United marcó dos goles en el tiempo de descuento y superó el gol inicial del Bayern de Múnich.

No existía una favorito claro en la previa del partido. El  equipo inglés permanecía invicto en los diez partidos que había disputado en la Champions League, con seis empates y cuatro victorias. El Bayern de Munich, por su parte, había perdido un partido en la competición europea, pero había conseguido seis victorias y tres empates. Como anécdota, el equipo inglés y el equipo alemán habían coincidido esa temporada en la fase de grupos de la Champions League, empatando en ambos partidos (2-2 en el Olympiastadion y 1-1 en Old Trafford).

El Manchester United venía de ganar la Liga Inglesa y la FA Cup, y había caído en los cuartos de final de la Carling Cup. Ferguson era quien mandaba en el vestuario del Manchester United, un vestuario donde destacaban Schmeichel como portero; Gary Neville o Stam como defensas; Beckham, Scholes, Roy Keane o Giggs como medios; y Sheringham, Solskjaer o Yorke como delanteros.

El Bayern de Múnich, por su parte, había ganado esa temporada la Liga Alemana y también era finalista de la Copa de Alemania. Hitzfeld era el entrenador del Bayern de Múnich y contaba, entre otros jugadores, con Kahn en la portería; con Babbel, Linke o Kuffour en la defensa; con Matthaus, Basler, Scholl, Effenberg o Salihamidzic en el mediocampo; y con Jancker en la delantera.

Basler adelantó pronto al Bayern de Múnich, con un lanzamiento de falta apenas jugados seis minutos de partido. El equipo alemán tuvo más posesión de balón que su rival, gracias a la labor desarrollada por Effenberg en el mediocampo. El Bayern de Munich estrelló dos disparos a la madera (primero Scholl al palo, y después Jancker al larguero) en el segundo tiempo, dos ocasiones que pudieron haber sentenciado el partido a favor del equipo alemán.

El Manchester United estaba irreconocible sin los medios Keane (sancionado) y Scholes (lesionado). A medida que los minutos pasaban, el equipo inglés se desesperaba al no crear ocasiones y mandaba una y otra vez centros al área del equipo alemán. El Manchester United forzó un saque de esquina y Beckham fue el encargado de lanzarlo. El balón fue despejado por la defensa del Bayern de Múnich, pero, a continuación, un disparo de Giggs cayó en los pies de Sheringham, quien marcó el gol del empate para el Manchester United.

El Bayern de Múnich acusó mucho el gol en contra y se vino abajo. Pese a que el equipo alemán sacó de centro, enseguida perdió el balón y el Manchester United provocó otro saque de esquina, lanzado de nuevo por Beckham. En esta ocasión, el centro lo peinó Sheringham y el balón llegó a Solskjaer, quien lo empujó a la red.

Después de la “Tragedia de Heysel” ocurrida en 1984, el Manchester United se convirtió en el primer equipo inglés en ganar la Champions League. Además, la temporada 1998-1999 fue la mejor temporada de la historia para un equipo inglés, ya que el Manchester United completó “El trébol” (la Liga Inglesa, la FA Cup y la Champions League). Estos logros del Manchester United le permitieron a Ferguson ser nombrado caballero de la Orden del Imperio Británico (“Sir”) por la Reina Isabel II.

Desde el banquillo del Bayern de Múnich, Matthaus vio escapar atónito su sueño de levantar la Champions League. El medio alemán había sido sustituido a falta de diez minutos del término del partido. El Bayern de Múnich acusó en exceso que su jugador más veterano y experto no estuviese presente en el campo durante los últimos minutos.

Matthaus perdió, por tanto, la segunda final de Champions League en su carrera. La anterior final perdida en esta competición europea por Matthaus fue en el Prater Stadium (Viena) contra el Oporto, durante la temporada 1986-1987. El Bayern de Múnich cayó derrotado esa final por 2-1, sufriendo también una remontada del Oporto en los últimos minutos del partido.

Varios jugadores del Bayern de Múnich, como Kahn, Linke, Kuffour, Salihamidzic o Jancker, se derrumbaron sobre el césped cuando escucharon el pitido final del árbitro. Kuffour comenzó a llorar antes, incluso, de terminar el partido y, posteriormente, reflejó con sus puñetazos al césped la amarga tristeza ante un objetivo no cumplido.

El fútbol, no obstante, fue más benévolo con el equipo alemán en la final de la Champions League de la temporada 2000-2001. El Bayern de Múnich ganó entonces su cuarta Champions League, después de derrotar al Valencia en la tanda de penaltis, al quedar ambos equipos 1-1 en el tiempo reglamentario.

A continuación, puedes ver un resumen de este partido de fútbol publicado en Youtube:

Manchester United 2 – Bayern de Múnich 1 (Champions League, 1998-1999) .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s