Partidos de fútbol: River Plate 3 – Boca Juniors 3 (Torneo Clausura de 1997)

Este Superclásico argentino entre el River Plate y el Boca Juniors se celebró el domingo 23 de marzo de 1997 en El Monumental y correspondió a la jornada 6 del Torneo Clausura de 1997. El River Plate venía de ganar hace pocos meses el Torneo Apertura de 1996 y era el líder invicto del Torneo Clausura de 1997.

El Boca Juniors, por su parte, no atravesaba su mejor etapa, ya que no ganaba ningún título desde el Apertura de 1992, y, además, estaba en la media tabla del Torneo Clausura de 1997. No obstante, si de algo presumía entonces el Boca Juniors era que no había perdido contra el River Plate en sus últimos cuatro enfrentamientos, venciendo en tres de ellos.

Ramón Díaz dirigía al River Plate, un equipo donde destacaban Bonano como portero; Berizzo, Sorín, Hernán Díaz o Celso Ayala como defensas; Astrada, Berti, Gallardo o Solari como medios; y Cruz, Villalba, Francescoli o Salas como delanteros. Por su parte, Héctor Veira era el entrenador del Boca Juniors, contando en su plantilla con Guzmán en la portería; con Traverso, Fabbri y Arruabarrena en la defensa; con Maradona, Riquelme y Pompei en el mediocampo; y con Latorre, Martínez o Cedrés en la delantera.

Este Superclásico argentino, aún así, tuvo varias ausencias por parte de ambos equipos. En el River Plate faltaron Hernán Díaz, Sorín, Gallardo y Cruz, al estar concentrados con la selección argentina, y Salas, al estar lesionado. En el Boca Juniors no jugó Maradona, quien solamente participó en un partido durante el Torneo Clausura de 1997 debido a su tratamiento para superar la adicción a las drogas.

Estas ausencias, en cambio, no perjudicaron tanto al espectáculo del partido como se creía en la previa y pronto llegaron los goles. A los cinco minutos, Cedrés puso el 0-1 en el marcador, después de cabecear a la red un centro procedente de la banda derecha. En el minuto diecisiete, Martínez marcó el 0-2, recogiendo un rechace de Bonano a un disparo anterior de Latorre. El árbitro señaló penalti a favor del Boca Juniors en el minuto veintidós de partido, por un empujón a Cedrés en el área del River Plate. El encargado de tirar la pena máxima fue Pompei, pero su disparo fue detenido por Bonano.

A pesar de esta magnífica intervención del portero del River Plate, su equipo no reaccionó en el partido y el Boca Juniors siguió atacando cada vez con mayor peligro. Así llegó en el minuto veintinueve el 0-3 marcado por Martínez, quien aprovechó un nuevo contragolpe del Boca Juniors llevado a cabo esta vez por Cedrés.

En tan sólo media hora de partido, el River Plate había encajado tres goles en contra y su portero, incluso, había salvado a su equipo del ridículo en su estadio al detener un penalti. Berti, en jugada personal, marcó el 1-3 antes de llegar al descanso y metió al River Plate en el partido de cara al segundo tiempo.

Berizzo, defensa del River Plate, recibió la segunda amarilla al comienzo del segundo tiempo y fue expulsado por el árbitro. El Boca Juniors, con un jugador más sobre el campo, gozó de varias ocasiones de gol para cerrar definitivamente el partido pero sus jugadores no estuvieron tan acertados como en el primer tiempo.

La superioridad numérica de Boca Juniors duró hasta que, a falta de veinte minutos para el final del partido, Martínez recibió la segunda amarilla y fue también expulsado por el árbitro. Con diez jugadores en cada equipo, el River Plate marcó el 2-3, gracias a Villalba quien acababa de entrar al campo.

El Boca Juniors se vino abajo con este segundo gol recibido en contra. A tres minutos de cumplirse el tiempo reglamentario, Ayala cabeceó un saque de esquina, y el balón entró en la portería defendida por Guzmán. De un 0-3 a favor del Boca Juniors se había pasado a un 3-3 en el marcador del partido.

Es preciso recordar que el River Plate pudo, incluso, completar la remontada y ganar al Boca Juniors, pero falló claras ocasiones de gol en los instantes finales. Antes de terminar el partido, Cedrés fue expulsado por el árbitro con una roja directa, al cometer una dura falta sobre Villalba.

El River Plate, de esta manera, impidió que el Boca Juniors se alzase con la victoria en El Monumental. Desde entonces, este empate a tres en la jornada 6 del Torneo Clausura de 1997 es recordado por los aficionados del River Plate como una auténtica hazaña ante su máximo rival.

Por último, hay que señalar que el River Plate terminó ganando el Torneo Clausura de 1997, por delante de Colón de Santa Fe y de Newell’s Old Boys. El Boca Juniors, por su parte, quedó situado en el noveno puesto del Torneo Clausura de 1997.

A continuación, puedes ver un resumen de este partido de fútbol publicado en Youtube:

River Plate 3 – Boca Juniors 3 (Torneo Clausura de 1997).

About these ads

6 comentarios en “Partidos de fútbol: River Plate 3 – Boca Juniors 3 (Torneo Clausura de 1997)

  1. Hay que añadir un detalle a esta reseña del partido. Pompei marcó de penalti en un primer momento, pero Sergio Martínez estaba adelantado y el árbitro ordenó repetirlo. Pompei ejecutó otra vez el penalti, siendo ya sí despejado por Bonano.

  2. Boca Juniors festejó ayer (29-10-2012) el empate conseguido en el Monumental (2 a 2, gol conseguido por Ervitti en tiempo suplementario). Los hinchas de River se quejan y repudian que los boquenses festejen el empate. Lo dijo el entrenador de River Plate también. No entiendo los motivos que les lleva a negar la realidad cuando les toca sufrirla a ellos mismos.

    El empate reflejado en esta reseña es un claro ejemplo de que los riverplatenses también festejan los empates. Hagamos las cosas simples por más pasión que le pongamos a nuestros colores. Reciba mis felicitaciones por el blog.

  3. Aníbal, River Plate venía de varios partidos seguidos sin perder y de un buen momento en el campeonato. Si perdía, dejaba de permanecer invicto y, sobre todo, se le escapaban tres puntos en el campeonato. Así que, en mi opinión, River Plate no festejó simplemente el empate, ya que había muchas más cosas en juego.

  4. Buen post. Déjame agregar una joya de archivo del año 1972:

    Está considerado el partido más emocionante de todos los superclásicos (River Plate arranca 2-0, Boca Juniors se pone 4-2 y, a segundos del final, River Plate termina ganando el partido con gol de Morete).

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s